Batallitas domingueras de una mamá

Después de 3 años y pico hemos recuperado el salón de casa! No, no es que hubiera desaparecido, había sido invadido por nuestro hijo!
Seguir leyendo