Batallitas domingueras de una mamá

Después de 3 años y pico hemos recuperado el salón de casa! No, no es que hubiera desaparecido, había sido invadido por nuestro hijo!

Los que sois papás de niños pequeños o los que lo recuerden seguro que me entienden, de esto no se salva ni la casa de los abuelos!!

Empiezas a ceder terreno para que el niño tenga un espacio para gatear y dar sus primeros pasitos en el salón, así lo tienes controlado...esa fue la trampa. La primera invasión fue el típico “parque” donde “enjaulas” al nene, menudo cacharraco! Es práctico pero a mi no me acaba de gustar, así que lo tuvimos allí estorbando hasta que empezó a levantarse Samuel y lo quitamos… y ahí empezó el declive.

El parque se sustituyó por una alfombrita de colorines con una carretera y muñequitos (con el mueble colonial no os cuento lo a juego que quedaba) y como todo eran peligros para el niño tuvimos que hacer tetris y mover todo el mobiliario. Mi marido lo veía ordenado y es verdad, ordenado estaba, pero ver mi preciada mesa de centro de cerezo acristalada pegada a la pared tuneada con un mantel y usada como base para una estación de tren y el supercircuito de pocoyó era bastante triste (teniendo en cuenta la joyita de mesa que había debajo). Por consiguiente, todos los detalles de decoración de la mesa se tuvieron que reubicar en otros muebles. Poco a poco nuestra estantería mejicana fue poblándose de juguetes de madera, monísimos, eso si, pero mi familia de Matrioskas tuvieron que reducirse a una, que acabó en un estante rebosante de otros souvenirs de viajes que habían ido acumulándose de los estantes okupados.

Antes os hablaba de la alfombra, pues a ésta le empezaron a crecer cajas de regalo monísimas donde habían recogidos los juguetes del niño. Organizado y curioso quedaba, pero…lo único que reconocía del salón era el sofá y poco más. La última incorporación fue una mesita con su sillita para que el peque pintara cuando sus papás intentaran ver una película del tirón…la mesa es lo único que no hemos quitado…por lo de las pelis… a ver si algún día suena la flauta…

Pues como el título del post indica, mi marido y yo nos pusimos el domingo mano a mano a recuperar nuestro salón. Después de una hora de plancha yo y de otra de plumero y escoba mi marido nos metimos con el salón y… Ha quedado perfecto, sólo hay una pega: ganamos el salón pero HEMOS PERDIDO EL ESTUDIO!!! Claro está, si quieres que desaparezcan las cosas de una habitación sólo hay 3 opciones: o las das, o las tiras, O LAS CAMBIAS DE SITIO!!! Para ello, tuvimos que hacer limpieza… cosas nuestras claro.

Ha quedado un cuarto de juegos precioso… pero somos conscientes de que cuando lleguen los regalitos de navidad vamos a volver a tener que hacer limpieza, bufff y algunos se presentan tamaño XL!!!

Que no cunda el pánico! Aún nos queda la habitación del niño, me veo otro domingo allí haciendo limpieza de peluches para que entre un Hulk o un Ironman. Pero el finde que viene no, ese está ya reservado para adornar (con Samuel) el piso para las fiestas…

Madre mía, me veo otro domingo sin pisar calle!!! Y vosotros? os invaden también los juguetes de vuestros hijos? hacéis zafarrancho de combate los domingos?

Gracias por leer, si os gusta compartid.

 

Este es el próximo cacharro que tenemos que reubicar!!!! :-O

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Batallitas domingueras de una mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s