Wedding

image

Qué bonitas son las bodas!… sobretodo para los novios, porque para los invitados es una faena… y lo digo desde el cariño…

Empezando por el ¿Qué me pongo? y acabando por el gasto económico que suponen.

Hace poquito tuve la boda de una buena amiga y si no iba me iba a borrar de su facebook, de su instagram, de su twitter y de su corazón…vamos que tenía que ir si o si. Dos semanas después celebrábamos el 40 cumpleaños de mi marido…fiestorro, regalos…vamos que todos los astros se alinearon para que me dijera a mi misma: “Gemma, sé sensata, tira de fondo de armario y no te gastes un duro en modelitos de boda de esos que se van acumulando en tu armario porque no te gusta repetir”. Tengo que añadir también que ese mes estuve sin canguros, así que mi tiempo para mirarme un “modelito bodorrio” fue de -0.

Si me hubiera comprado algo tenía en mente algo “diferente”, nunca he sido de vestidos largos de ceremonia, intento no sentirme disfrazada e ir cómoda. Seguramente hubiera optado por un mono o pantalón con top espectacular y taconazo…Pero lo dejaré para la próxima oportunidad.

Algunas amigas saben que me senté frente al armario y en una mañana me monté el look. La boda era un sábado y el viernes aún no tenía claro que ponerme.
Finalmente opté por este vestido color vino con el que fui a una boda de una buena amiga redactora de una revista de moda, y, por lo tanto, llena de invitadas del mismo mundo…y como no desentoné, en ese momento ese vestido se convirtió en vestido comodín para BBC (Bodas, bautizos y comuniones).

Cabe decir que la boda era de tarde, civil e íntima, así que mi vestido cumplía la etiqueta requerida. Largo midi y sexy por los escotes y el color, pero discreto.
El otro problema que tuve fue con los complementos, porque aquella semana mi espalda no hubiera soportado unos taconazos, así que me planté unos peeptoes negros básicos de tacón medio, para ir con sandalias (y por tanto sin medias) aún hacía frio.
El siguiente reto era la chaqueta. Estábamos a mediados de Abril y ese día hacía calor, pero la boda era en la montaña, así que me planté mi chal de cristalitos que no abriga “na de na” y por si acaso…sólo por si acaso cogí una americana entallada…tan por si acaso que nada más llegar al restaurante tardé cinco minutos en ponérmela… qué frio! “ande yo caliente ríase la gente”.
No quiero olvidarme del bolsito vintage que compré en Roma en una tiendecita, una joya!

Me olvidaba…marido a juego…jeje

Con este post sólo quiero haceros ver que no hay porque arruinarse en trapos para ir a una boda si se tiene un buen fondo de armario. Los zapatos de salón básicos son un imprescindible que valen tanto para una entrevista de trabajo como para salir del paso en una celebración. Un bolsito joya o clutch color neutro puede ser vuestro “bolso comodín de las bodas”. Un vestido o conjunto bonito adornado con esos accesorios puede convertir un look del dia a dia en un look festivo, o lo que es lo mismo, podéis ir vestidas de Inditex con unos complementos que os den el toque de glamour.

image

image

image

image

image

image

image

image

Anuncios

7 comentarios en “Wedding

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s